La Carboxiterapia es una de las mejores terapias para combatir celulitis, flaccidez y acúmulos grasos localizados. Es un método no invasivo que consiste en la aplicación del gas Dióxido de Carbono por vía subcutánea mediante pequeñas infiltraciones en los tejidos afectos.
El origen de esta Terapia se encuentra en la estación de Aguas Termales de Royat (Francia), cuando un grupo de cardiólogos, en la década de los 50, aplican la Terapia a pacientes que presentan diferentes enfermedades que tienen en común un déficit en la circulación sanguínea.
La técnica no es nueva, lo que sí es muy novedoso es el nuevo aparato que la hace prácticamente INDOLORA y del que sólo hay una marca en el mercado, el gran inconveniente que tenía esta terapia era el dolor, pocos pacientes pasaban de la primera sesión, ahora este problema ya no existe con lo que esta terapia se vuelve a utilizar, siendo efectiva y barata. La celulitis se ha definido como una dermopatía vasculopática. Es un proceso muy complejo en cuya Fisiopatología hay como denominador común: un Trastorno Microcirculatorio a nivel local. Al no producirse un drenaje correcto de los adhipocitos, los desechos e impurezas se acumulan de forma líquida al principio para adquirir después una consistencia espesa o de gel. La presencia de este gel con sustancias tóxicas no drenadas produce una irritación de los Fibroblastos que responden produciendo colágeno, dando como resultado unos puentes cicatriciales que traccionan y estrangulan a los vasos, dificultando aún más el metabolismo de dicho tejido y cerrando un círculo vicioso que da como resultado la temida “celulitis”.
La inyección de CO2, produce en la circulación una mejora del intercambio gaseoso, restableciendo la microcirculación, aumentando la cantidad y velocidad de flujo sanguíneo y rompiendo el círculo vicioso que se produce en los tejidos afectos. La mejora en el intercambio gaseoso permite que el O2 sea utilizado para las reacciones metabólicas, entre la que se encuentra la combustión de las grasas (mecanismo por el cual se justifica la disminución del tamaño de los adhipocito; proceso oxidativo lipolítico fisiológico), a lo cual se suma la disminución de volumen del tejido entre los adhipocito por el mecanismo anteriormente expuesto. Esto da como resultado una mejora en la calidad de la piel, una disminución de volumen de la zona y el alivio de los síntomas que acompañan a la celulitis, como pesadez. La mejora de la microcirculación sanguínea hace que esta terapia tenga más indicaciones además de las ya mencionadas Celulitis y Lipolisis, como son: Párpados, Ojeras, Arrugas, Estrías, Soriasis y Alopecia.
¿EN QUÉ CONSISTE?
Es una terapéutica que utiliza el anhídrido carbónico por vía subcutánea para el tratamiento de la celulitis, obesidad localizada, anti-age, mejoramiento facial, úlceras y problemas circulatorios dístales. Este tratamiento está basado en administrar CO2 en estado gaseoso a través de la aplicación hipodérmica. El anhídrido carbónico está constituido por un átomo de carbono y dos átomos de oxigeno. Por su estructura el anhídrido carbónico se denomina dióxido de carbono. Este gas tiene la característica de no ser tóxico y que inoculado en forma subcutánea se elimina por vía aérea, no produce incremento de la presión arterial ni variaciones en la presión parcial de oxigeno y de CO2 a nivel sistemático. La acción farmacológica del CO2 sobre los tejidos está bien establecida, produce una vaso dilatación local y aumento del flujo vascular y de la porción parcial de oxigeno, resultado del efecto Bhor. Al penetrar el CO2 en forma de gas produce una hiperdistensión del tejido subcutáneo liberando bradiquina, serotonina, histamina y catecolaminas que estimulan a los receptores beta-adrenergicos produciendo Lipólisis. Desde el sitio de la inyección el CO2 se difunde fácilmente hacia los tejidos adyacentes, ejerciendo su función. Su introducción bajo la piel se completa con un movimiento de masaje manual que ayuda a distribuir el anhídrido carbónico y hacerlo circular. El CO2, al entrar en contacto con la grasa se difunde y va a los glóbulos rojos: al ponerse en contacto con la hemoglobina, cede el oxígeno a los tejidos. Ese oxígeno permite ser usado para reacciones metabólicas y además produce una estimulación de la combustión de grasas. Los primeros resultados se observan de inmediato, la calidad del tejido mejora, la piel se vuelve más lisa y las zonas afectadas se vuelven más delgadas, tratando de manera eficaz el problema de la celulitis, mejorando, además, la circulación sanguínea. El CO2 ayuda a mejorar el intercambio intracelular y la nutrición celular en personas con celulitis. La aplicación de Dioxido de carbono es muy sencilla, no tiene contraindicaciones, no tiene efectos tóxicos, no tiene efectos secundarios indeseables y no produce embolias.
Mecanismos de acción de la Carboxiterapia
  • Aumento de la velocidad de la sangre en la microcirculación
  • Vasodilatación de las arteriolas y metarteriola (VCSO)
  • Vasodilatación Capilar (VCSO)
  • Neoangiogénesis
  • Efecto Bohr: Por aumento de la concentración de CO2, se reduce la afinidad de la hemoglobina por el oxigeno, que es cedido mas fácilmente a los tejidos.
  • Activación de los receptores Beta adrenérgicos de la membrana del adipocito.
  • Acción lipolítica.
  • Favorece la formación y el recambio de colágeno y elastina.
  • Produce efectos analgésicos y antinflamatorios.

Indicaciones 

  • Celulitis
  • Obesidad Localizada
  • Antiage
  • Flaccidez
  • Estrías
  • Ojeras
  • Alopecia
  • Rejuvenecimiento de manos
  • Psoriasis
  • Pre y Post Lipoescultura (mejora los resultados evitando fibrosis)

Acción en la Celulitis Su acción en la celulitis restablece la microcirculación mejorando el flujo sanguíneo, disminuyendo la acumulación de líquidos y la fibrosis. En consecuencia, el tejido recibe mas oxigeno, las toxinas son eliminadas y el edema se reduce. En pocas semanas es estimulado naturalmente el metabolismo local, con el aumento de microcirculación, eliminación de toxinas y produciendo la activación del proceso de lipólisis. Aplicación del CO2 Se inyecta desde un tubo de CO2 puro, conectado a un equipo que permite regular la velocidad del flujo y monitorear el total de dosis administrada. El CO2 es inyectado en forma estéril a través de una aguja 30G o 27G en el tejido subcutáneo. Desde el sitio de la inyección el CO2 se difunde fácilmente hacia los tejidos adyacentes, ejerciendo su acción. El CO2 actúa en la zona afectada y se elimina muy rápidamente. ¿Qué percibe el paciente?

  • Un hormigueo en la zona por difusión del CO²
  • Hasta donde se desplaza el gas
  • Eritema con sensación de calor
  • Crepitación

Causantes de dolor

  • Por un Filete nervioso
  • Flujo demasiado intenso
  • Acumulación de gas en la zona
  • Gas frío

Tratamiento La Carboxiterapia no representa toxicidad sistémica ni efectos secundarios, salvo un ligero y fugaz dolor en la zona de aplicación. Lo ideal es poder efectuar una ó dos sesiones por semana en un total de 18 a 20 sesiones. Los primeros resultados se observan de inmediato, la calidad del tejido mejora, la piel se vuelve más lisa y las zonas afectadas se vuelven más delgadas. La Carboxiterapia puede ser utilizada en cualquier parte del cuerpo con buenos resultados y sin efectos colaterales. La Carboxiterapia es un método terapéutico para la celulitis, ideal para la mujer de cualquier edad, eficaz y seguro pero es preciso tener en cuenta que al ser la Celulitis un problema crónico, no es posible ser tratada en pocos días o semanas. Si el deseo es conseguir piernas y glúteos con una apariencia sana y bonita, es necesario dedicarles el tiempo adecuado. De acuerdo con los protocolos internacionales de tratamiento de la celulitis con Carboxiterapia, se requieren al menos 15 sesiones con una frecuencia de 2 veces por semana; 2 a 3 veces al año para lograr buenos resultados. Las especificaciones de dosis de gas por kilo de peso por área de punción también están establecidas. Después del tratamiento no existe período de recuperación y el paciente podrá retomar su ritmo de vida y actividades normales sin ningún tipo de complicación en forma inmediata. Contraindicaciones

  • Infarto del miocardio agudo o reciente
  • Angina inestable
  • Insuficiencia cardiaca congestiva
  • Hipertensión arterial severa
  • Gangrena
  • Infecciones localizadas
  • Epilepsia
  • Insuficiencia respiratoria
  • Insuficiencia renal
  • Cáncer Activo
  • Embarazo

El equipamiento El nuevo modelo de Carboxiterapia permite la combinación del sistema pulsado y la inyección del gas a temperatura ambiente para mayor confort del paciente. El Aparato de Carboxiterapia es un equipo para dosificar e indicar el caudal de Gas con un sistema de emisión digital pulsada. Este sistema permite esacelerar el Gas cuando ingresa al cuerpo evitando así estimular los receptores de dolor.

TE PUEDE INTERESAR: